Yoani Sánchez

No su creatividad, precisamente, que es de de talento amplio y tecla eficaz, sino precisamente ellos, su talento, su tecla y su persona. Bueno, en realidad su mensaje, que es el que duele, al parecer, y el que hace tambalear estructuras y conviciones heroicas y sólidas, dicen, aunque también al parecer, no tanto como se proclama.

Recordarás que ya hablamos de Yoani cuando saltó a la palestra internacional que su blog, junto a otros, había sido bloqueado en plena ‘apertura’ del régimen cubano a Internet. Ahora, según publica elpais.com no es sólo su blog, sino toda ella, la que aguarda sin demasiadas esperanzas por el milagro de poder viajar a Madrid para recoger su premio Ortega y Gasset. Un premio oscurecido por el mismo oportunismo que llevó a incluirla en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de ‘Times’, pero que no le resta un ápice de valor y, bien visto, contribuye a difundirla y conocerla… a ella y a su mensaje. Paradojas de los galardones y de la revolución.

Share