Colección de pelusillas de ombligo

La imagen forma parte de un curioso post de Neatorama titulado ‘25 de las colecciones más extrañas de la web‘, y en ella pueden verse algunos de los tarros en los que Graham Barker ha ido almacenando las pelusillas de de ombligo (puaggg) que ha ido generando desde hace 24 años (puaggg). El propio coleccionista explica cómo surgió su… afición (puaggg):

“Fue el 17 de enero de 1984 y me encontraba alojado en un albergue para jóvenes en Brisbane. La noche era vaporosa y tempestuosa a la vez, demasiado húmeda fuera y demasiado caliente dentro como para hacer nada, así que me fijé en mi ombligo… ¡Y allí estaba la pelusa …! Seguro que ya la había visto antes, pero era la primera vez que reparaba en ella. Sentí curiosidad por saber cuánta pelusa de ombligo puede llegar a generar una persona (¿tanta como para llenar un cojín, tal vez?), y el único modo de saberlo era comenzar a recolectarla. Mi primer ovillo de pelusa fue a parar a un tarro de rollo de película. Había comenzado la colección”.

Afortunadamente, el post presenta otras colecciones un tanto menos escatológicos… bueno, hay de todo, desde tipos de asfalto a calculadoras de la era soviética, pasando por bolsas para vomitar (puaggg), herramientas antiguas de médico (aaarggg) o tapas de váter. Concluye con el conocido e impagable Museo del Hoax.

Share