Eurofriki 2008

Quien a estas alturas se rasgue las vestiduras por la presencia de un friki en Eurovisión no es más que un friki horrorizado frente al espejo. Quien pretenda hacer distingos de ‘calidad’ entre los participantes ‘serios’ y los que se toman la cosa a cachondeo, es un cachondo vergonzante frente al espejo. Quien, a estas alturas, siga manteniendo que Eurovisión es un festival para artistas y que el nivel de este 2008 fue altísimo es, y perdonen lo directo, un chikicuatre cultural.

Porque lo que les molesta a los frikis defensores del Eurovisión ‘puro’ y ‘serio’ es que se les obligue a reconocerse en su propio frikismo. Eurovisión fue un gran festival, cierto, en aquellos años en los que el pop europeo (e internacional) venía marcado por lo que de allí emanaba, y cuando auténtica gente con talento acudía a jugarse el prestigio y la carrera sobre sus tablas. Desde hace años, quizá desde finales de los ochenta y, sobre todo, desde la irrupción de los países del Este, el festival es un nido de frikis con pose artística, muy al gusto del friki de pose pseudocultural. La única diferencia entre Chikilicuatre y el tal Dima Bilan es que el primero ha asumido su papel de forma sincera y honesta y el segundo explota la empanada mental de los frikiseguidores a ultranza del festival.

Los frikis ‘puros’ y ‘serios’ de Eurovisión no tolerarán jamás la presencia de los frikis honestos y sinceros. Es un insulto a su identidad. Y así estamos, aplaudiendo a un friki descamisado, con patinador sobreactuado y Stradivarius de alquiler, que gana gracias a los votos de los países amiguetes y… ¡plagiando a Cat Stevens!, detalle sin importancia que se les ha pasado por alto a todos los frikis ‘cultos’ y ‘serios’ que le aplauden a rabiar mientras abuchean al único original, divertido, sincero y descarado: el ‘Chiki-chiki‘, de Chikilicuatre (y Buenafuente Corporation, para qué nos vamos a engañar).

¿Defiendes una Eurovisión sin frikis? Tú sí que eres un friki, chaval. Espero que, al menos, hayas disfrutado como se merece el Día del Orgullo Friki (que fue ayer… y yo también me lo perdí).

Actualización (26 may-11.25 h):
El Chikilicuatre bate récords: 14 millones de personas siguieron su actuación.

Share