Música libre

Mientras los talibán del copyright siguen empeñados en frenar el progreso y ponerle puertas al campo, el mundo sigue su curso casi sin inmutarse. Y la tecnología, aún más. Para desazón de aquellos que volverían felices a tiempos del vinilo y los excesos, perdón derechos, de autor, dos noticias recientes vienen a demostrar que el futuro no hay ni quien lo pare ni quien lo criminalice: el mt9 y el mp3 ‘ultraligero’, dos importantes avances en formatos de ficheros de audio digital.

El mt9 supone toda una revolución dentro de la revolución permanente que vive el sector de la música desde hace ya unas cuantas décadas: un mp3 multipista (voz, coros, piano, guitarra, bajo y percusión), con el que puedas jugar a tu antojo para remezclar, practicar instrumentos, añadir nuevos arreglos o montarte karakokes. Se le denomina también mp3 2.0 y el nombre no le viene nada mal, pues pone a disposición de los usuarios una gran herramienta para ‘conversar’ con las creaciones que prefiera. El formato es obra del coreano Electronics and Telecommunications Research Institute (ETRI) y su comercialización viene de la mano de Audizen, que ya ofrece algunos temas en su web a un precio de entre 1,2 y 1,8 euros. Y sin DRM (vía Enrique Dans).

El mp3 ‘ultraligero’, nombre que le doy yo a falta de uno oficial, es un archivo de audio comprimido 1.000 veces más que un mp3 estándar, de tal forma que ‘pesaría’ alrededor de 1 kilobyte. El proceso de ‘grabación’ difiere del mp3 en que, si bien éste se basa en al análisis del sonido y posterior compresión, en ‘ultraligero’ lo que se hace es simular las condiciones físicas del instrumento y el intérprete que dan origen al sonido. Se encuentra aún en fase de desarrollo, pero ya puedes escuchar una muestra comparada con el mismo sonido en mp3. Por ahora, sólo han logrado reproducir una melodía de clarinete, pero van a por más (vía Tu Experto).

Share