En mi columna de los lunes en ‘Canarias7’ abordo la polémica en torno a la concesión del Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades a Google. En él analizo los méritos y los deméritos del galardonado, planteando dos ‘peros’ que le atañen directamente y que, a mi modo de ver resultan fundamentales: que se premie una herramienta (el buscador) y que no se tome en consideración la colaboración de la compañía con la censura china. Hay un tercer ‘pero’, que recae directamente en la organización y que ya desarrollé en un post aquí en Mangas Verdes: ¿por qué se ha esperado a que Google fuese un emporio para premiarlo? ¿Sus méritos no han sido los mismo durante estos últimos 10 años?

Share