Silva y Cesc celebran el 0-3 frente a Rusia

Valga este post a modo de disculpa para los lectores de Mangas Verdes. Llevo algo más de una semana marcado por la actividad profesional y una gripe ‘serena’, pero implacable, que finalmente desde el pasado viernes me tiene fundido en cama. Bueno, para eso y para decirles que, a pesar de los pesares, no pienso perderme esta jornada histórica en la que España puede alcanzar, 44 años después, el cetro europeo de selecciones de fútbol.

Cuando logramos la primera (y por ahora única) victoria en una gran final, apenas si tenía dos años y no me enteré de nada hasta mucho tiempo después, cuando ya tenía conocimiento de las cosas del balompié, y la política. La final del 84 sí que la viví con toda la pasión y la conciencia… y la frustración cuando a todos se nos cólo a cámara lenta, al mismo tiempo que a Arconada, aquel balón por debajo de nuestros cuerpos.

Pues eso, que entre fiebres, estornudos, toses y dolores, aquí estaré al pie del cañón más que nada para aportar mi granito de aliento a esa proeza que, con todas las precauciones debidas, estamos convencidos de lograr. España será campeona de Europa 44 años después, por juego, pasión, apuesta, descaro y méritos.

Y, si no, no pasa nada. España ha sido espectacular en esta Eurocopa 2008 y nos ha dado lo mejor en mucho tiempo. Pase lo que pase, gracias a todos.

Share