Los efectos de la crisis que experimenta el mundo ‘real’ en el ámbito ‘virtual’ centran mi columna de este lunes en ‘Canarias7’. Microsoft y Google sufren en sus carnes los efectos de la desaceleración, especialmente en el campo de los ingresos por publicidad, un problema que hasta ahora parecía reservado a los medios ‘analógicos’ y donde radica buena parte del negocio, sobre todo, de la segunda de las compañías. Entre Internet y la realidad prácticamente no hay fronteras. Aunque aún quedarán quienes se empeñen en establecerlas.

Share