Alter Ego (el otro yo) es un fantástico proyecto de animación de rostros en 3D que lleva a cabo el laureado estudio de animación Pendulum. El eje de su actividad es la creación de un software específico de tratamiento facial aplicado a la animación para su uso en películas, Internet y videojuegos, entre otros destinos.

El resultado es fascinante, y en mi opinión, en cuanto a realismo, el rostro del anciano es el mejor logrado, en comparación con el de la chica y el hombre, aunque tampoco están nada mal.

Vía: Gizmodo

Share