Una tierra plana

La Tierra es plana. O, al menos, eso es lo que se empeñan en defender, aún en pleno siglo XXI, los integrantes de la Flat Earth Society (Sociedad por una Tierra Plana), una suerte de secta pseudocientífica creada a mediados del siglo pasado, pero con raíces que se pierden, evidentemente, en épocas mucho más pretéritas.

La idea central de este grupo de iluminados es que la Tierra es

“Un disco plano centrado en el polo norte y cerrado en su límite sur por un muro de hielo, con el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas a tan sólo unos centenares de millas”.

Sin embargo, el motivo de este post no es dar a conocer esta sociedad (ya bastante conocida) ni repasar su historia, sino invitarlos a visitar el ‘FAQ de la Tierra Plana‘ (no confundir con el de la Tierra Media), un sitio en el que puedes pasarte un buen rato desternillándote con las respuestas a las preguntas (muchas y certeras) sobre tan disparatada teoría.

Unos ejemplos:

“P- ¿Por qué todos los gobiernos dicen que la Tierra es redonda?

R- Es una conspiración”

“P- ¿Cuál sería el motivo de esa conspiración?

R- No se sabe, aunque probablemente sea económico”

“P- ¿Y qué hay de las estrellas, el Sol, la luna y otros planetas? ¿También son planos? ¿De qué están hechos?

R- El Sol y la Luna tienen miden cada uno 32 millas de diámetro. El círculo de la Tierra alcanza una altrua de 3.000 millas en su ecuador, localizado a medio camino entre el Polo Norte y el gran muro de hielo. Todo funciona ‘como un proyector’: el Sol irradia ‘luz caliente’ y la Luna, ‘luz fría’. Como son proyectores, su luz sólo afecta a determinadas áreas, lo que explica por qué algunas partes de la Tierra están a oscuras cuando otras están iluminadas. Los amaneceres y puestas no son más que ilusiones ópticas”.

Y, si piensas que todo esto no es más que una broma, ellos mismos los desmientes desde el principio:

“P- “¿Este sitio es auténtico?”

R- Es auténtico. Hay gente que está convencida de la que la Tierra es plana. Sin embargo, también hay gente en este sitio que no”.

Vamos, y fuera de ese sitio, ni te cuento… 😀

Vía: Kottke

Share