El bigfoot que no existe

Se siente, porque uno había llegado ya a tomarle hasta cariño. Pero lo cierto es que la ciencia, cuando se pone dura, se pone. Y en esta ocasión lo ha hecho sometiendo a diversas pruebas de ADN algunos de los restos atribuidos al popular Bigfoot o ‘pies grandes’ de la mitología de EEUU: de las dos pruebas realizadas, una sentencia que el ADN corresponde a un ser humano; y la otra, que en un 96%, a un zarigüeya.

Vamos, que en el peor de los casos, el tal Bigfoot sería una mezcla de homo sapiens y marsupial, mezcla de la cual, creemos, no puede resultar nada bueno.

En éste, como en otros muchos casos de misterio sobrenatural, hay que acabar exclamando eso de ‘fue bonito mientras duró’. Y mira que ha durado.

Fuente: Reuters

Share