Debo confesar que los primeros iMac de Apple me causaban risa. De eso hace una década ya. Desde hace un año el mío no lo cambio por ningún otro.

Share