He estado fuera del blog prácticamente todo el día, pero no he sido de los que se han encerrado en un zulo por si la Tierra se desintegraba. Han sido asuntos personales los que más bien me han tenido ocupado. Tal y como era de esperar, la primera prueba del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) no ha provocado el apocalipsis. Vale, que es sólo una primera fase y que en unos meses llegará lo gordo. Pero, vamos, que la respuesta a ‘¿acabará el LHC destruyendo el mundo cuando funcione a tope?’ será exactamente la misma de hoy.

Por cierto, ¿qué utilidad tendría un zulo ante la desintegración del planeta?

Share