Reloj-despertador diseñado por Marc Owens para controlar el sueño polifásico.

Reloj-despertador diseñado por Marc Owens para controlar el sueño polifásico.

No todos duermen siete u ocho horas al día ni todos lo hacen de noche y de un tirón. Patologías como el insomnio aparte, muchos son los modelos de sueño que se han practicado y experimentado a lo largo de los siglos, de los cuales dos corrientes se han convertido en auténticos estándares de alternativa al sueño ‘natural’.

Hablamos de los sueños bifásicos y polifásicos, que muy brevemente podríamos resumir así:

  • Bifásico: Consiste en dividir las horas de sueño en dos partes. Una larga, de unas cuatro horas y media; y una corta, a modo de siesta, de unos 90 minutos. De esta forma se completan unas 6 horas diarias de descanso. Si, por ejemplo, te acuestas a las 02.30 horas y te levantas a las 07.00, y luego te tomas la siesta entre las 15.00 y las 16.30 horas, estarás además despierto durante las horas de mayor actividad o productividad.
  • Polifásico: Se trata de dividir las horas de sueño entre varias siestas al día. Hay diversos métodos, desde dormir media hora cada tres, completando cuatro horas de sueño diarias; a dormir media hora cada sesis, es decir durimiendo dos horas al día. Las hay incluso más radicales, con siestas de 20 minutos y con períodos más largos de vigilia. Ni que decir tiene que, a pesar de la fascinación que provoca este método, es fuertemente rechazado por la ciencia debido a los graves problemas de salud que puede provocar a medio y largo plazo (aunque bebés y ancianos lo experimentan de forma natural). Sin contar con lo complicado que resulta su puesta en práctica por parte de un estudiante o un trabajador ‘normal’.

Viene todo esto a cuento por el descubrimiento que he hecho vía GizmodoYanko del Da Vinci Alarm Clock, un reloj-despertador creado por el diseñador Marc Owens precisamente para ayudar a los polifásicos a controlar sus períodos de sueño. El despertador está programado para avisar de la siesta cada 3 horas y media, y despertarte media hora después. Y así todo el día.

El aparato no muestra horas, sino las palabras ‘sleep’ (dormir) y ‘awake’ (despertar); y emite una alarma sonora en cada cambio de estado. Se trata de un período de 4 horas que te permitirá dormir tan solo 2 horas al día y ‘disfrutar’ de un día de 21 horas.

Owens ha puesto ‘Da Vinci’ a su prototipo porque la leyenda de que Da Vinci era un polifásico empedernido se encuentra bastante extendida, aunque es algo que aún no se ha podido comprobar.

Dada la frenética actividad que desarrollamos los bloggers cuando nos ponemos brutos, no es de extrañar que estas alternativas al sueño monofásico (el de toda la vida) hayan gozado de amplio seguimiento y consideración en la blogosfera. Recuerdo especialmente una entrada de Javi Moya al respecto, pero hay muchas más, experimentos en vivo incluidos.

Yo estoy tentado a probar el bifásico. ¿Y tú?

[poll id=”6″]

Share