La Justicia española le acaba de propinar un nuevo varapalo al tristemente famoso canon digital:

Gracias a nuestro compañero Josep Jover disponemos del auto de fecha 15 de septiembre de 2008 en el que la Audiencia de Barcelona acepta preguntar al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas si el canon regulado por el actual Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual (TRLPI) contradice la normativa europea”.

Las consecuencias prácticas de este auto son muy duras para las Entidades de Gestión. La resolución implica la posibilidad de suspender todos los ingresos y reclamaciones judiciales por canon hasta que Europa se pronuncie, por lo que esa fuente de financiación se les puede paralizar durante la tramitación de la cuestión”.

La consulta tardará un mínimo de dos años en ser resuelta, según informa Javier de la Cueva, tiempo en el que, en teoría, las empresas deudoras del canon no tendrían por qué abonar un euro por tal concepto.

Share