Que nadie espere que el precio de la vivienda baje un 30 o un 40% porque, antes de eso, se lo regalo al banco”.

Guillermo Chicote, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE)

No recuerdo haber escuchado a este señor abrir la boca cuando los precios eran desorbitados; las ganancias, inmorales y el acceso a la vivienda, prohibitivo para la inmensa mayoría de la población.

Y, no se olviden: con bajadas del 30% y el 40%, el negocio inmobiliario seguiría siendo rentable, pero acercándose mucho a su justa medida.

Share