Acabo de darme cuenta de que este blog no es mío. El dominio no es mío (lo tengo alquilado por un año, con opción a renovar), el servidor no es mío (renuevo el contrato mes a mes), el cms no es mío, ni los plugins (todos son de código libre), la inmensa mayoría de las imágenes no son mías y ni siquiera el contenido es mío (es copyleft, y apenas si se pide citar al autor y la web, aunque, de no hacerse, dudo mucho que llegara a emprender acción alguna), los lectores no son míos (cada cual sabrá de quién será), los comentarios ni te cuento, ni tampoco las estadísticas o la posición en los rankings son mías (son de los lectores, los robots y malabaristas fórmulas matemáticas), los premios que he recibido son del público, los pingbacks y trackbacks también son de otros… En realidad, no hay nada de mi estricta propiedad… y, mira tú por dónde, me ha encantado la idea.

Share