La Ley de Medidas de Impulso a la Sociedad de la Información (LISI-PDF) se queda como estaba, es decir abriendo la puerta a que cualquier página web pueda ser cerrada por “órganos competentes” sin previa resolución judicial. Así lo ha querido el PSOE, y así lo denuncia el Partido Popular.

A muchos de ustedes, como a mí, no les será fácil entender cómo un partido que se proclama progresista puede sostener tamaño atentado legislativo contra las libertades y el dictado constitucional, pero es lo que hay. Es muy posible que ni tan siquiera en el PP se crean el trasfondo de su propuesta (el punto 5 de su propoción casi que también mantenía el concepto actual) y que todo se enmarque dentro del tira y afloja político, de ese juego de desgaste en el que las ideas y los ciudadanos somos meros convidados de piedra. Pero, aún así, en el hipotético caso de que lo de los socialistas fuese un enroque partidario, la postura es, sencillamente, impresentable.

Share