No, nada que ver con el célebre programa para músicos. Es sólo un documento para hacer reflexionar a aquellos que aún piensan que la inteligencia del gato está por encima de animalitos como el perro, por ejemplo. Cat in a box (o dos). Sin acritud 😉

Vía: Neatorama

Share