Los torrents tampoco son delito‘, por David Bravo. Los argumentos de los fundamentalistas se precipitan a la nada uno tras otro.

Share