Enjuto no es chino, pero también

Me he tronchado directamente con una noticia de EFE que, si ya el título acojona lo suyo: ‘La adicción a Internet, un “desorden clínico” al nivel del alcoholismo o la ludopatía‘, algunos pasajes del texto son dignos del propio Gila. Dígame usted si no:

Los principales síntomas de tal adicción son, de acuerdo con el texto, la navegación por Internet durante más de 6 horas al día y la tensión y el enfado del usuario cuando no puede conectarse a la Red”.


Vamos, como volar, la profesión de taxista y el seguimiento de la jornada de Liga los domingos.

Pero hay más:

El documento señala que básicamente los internautas adictos reparten su tiempo en cinco actividades: juegos online, visita a páginas pornográficas, redes sociales virtuales, compras por Internet y navegación en general”.

¿Y navegación en general no incluye las cuatro anteriores?

Seguimos:

Una investigación realizada el año pasado por la compañía InterActiveCorp reveló que el 42% de los internautas chinos se confesaron “adictos” a la Red, frente a un 18% de los estadounidenses”.

Juas, vamos, que según el ‘estudio’, casi la mitad los chinos están muy mal de lo suyo.

¿Soluciones? Claro, siempre las hay:

El tratamiento para esta adicción, según el China Daily, es prohibir la conexión a Internet a los pacientes antes del apoyo psicológico y complementar éste con actividades en grupo”.

Acabáramos, justo lo que lleva haciendo el Gobierno del país en cuestión (prohibir Internet, en mayor o menor grado) desde hace años.

Basta con echar un vistazo al ‘artículo’ para entender que no se trata más que de una nueva intentona gubernamental por estigmatizar a los respondones internautas del país y negarles el acceso a la Red por razones terapéuticas (que no políticas, evidentemente). Como botón de muestra, hay que decir que el ‘informe’ fue elaborado por, nada más y nada menos, que el pretigiosísisisimo Hospital General Militar de Pekín y que pretende convertirse en el primer “manual de diganóstico” de estas características en el mundo, a poco que lo apruebe (que lo hará) el Ministerio de Salud.

Eso se ve a la legua, lo que ya no resulta tan fácil de entender es cómo EFE lanza el teletipo y prácticamente todos los medios lo reproducen con un titular tan falaz como sensacionalista, sin cuestionar ni una de las barbaridades que se vierten en él.

Hubo un tiempo en el que a los poetas, disidentes, feministas y homosexuales se los encerraba en manicomios. Siempre fue un recurso fácil para quitarse a alguien molesto de enmedio. Quizás le esté llegando la hora a Internet.

Vía: MySfera

Share