Pues, nada para no variar, sigo haciendo gala de un despiste interesante. Me he traído casi todos mi gadgets para Madrid, pero me he dejado el adaptador del MacBook en casita, con lo cual he tenido que agenciarme uno de urgencia y dejarme unos cuantos euros en penitencia. La alternativa era dedicarme a publicar con el Nokia N95, y para un par de twitters puede valer, pero de ahí no pasa.

Así que esta mañana he salido tempranito y me he ido en metro a Ademac, un sitio que había recomendado Antonio hace algún tiempo y ya estoy dándole al vicio, otra vez. De paso me he dado una vueltecilla, con mucho más frío del que esperaba, pero sería cosa de la mañana, porque anoche no lo noté tanto. El hotel tiene wifi de serie en todas las habitaciones, pero no sé por qué razón mi Airport no logra conectarse. Por suerte (una de cal y otra de arena en lo del despiste) sí que me traje mi ADSL USB, que es el que suele sacarme de estas emergencias.

Share