Para una persona como yo, que ama y ha practicado tanto la música como la acuariofilia, esta noticia se presenta más que excitante: científicos del Georgia Tech (Atlanta, EEUU) andan investigando un sistema para componer música generada por los movimientos de los peces en el acuario:

Se trata de una cámara que usa un programa de reconocimiento que rastrea objetos según su forma y color. El software traduce cada movimiento en instrumentos que cambian de afinación y ritmo a medida que los peces se mueven por el acuario. Cuanto más cerca esté el pez de la superficie, más agudo será el sonido. El ritmo dependerá de lo rápido que se muevan los ‘compositores”.

El objetivo de los científicos es diseñar un programa dirigido especialmente a las personas con movilidad reducida para ofrecerles una experiencia más allá de la asistencia funcional. Pero, desde luego, puede ser un invento que utilice todo el mundo. Si ya de por sí un acuario es todo un espectáculo para la vista, con música original autogenerada puede ser una auténtica gozada. Y sin canon 😉

Vía: Kottke

Share