La SGAE no para… ni se desanima. Tras intentar la vía judicial, luego la ‘concienciación’ a través de engañosas campañas publicitarias finaciadas nada menos que por todos nosotros a través de nuestro ínclito Gobierno, para seguir con importar el ‘modelo Sarkozy‘ de desconexión a Internet, ahora plantea una ‘alternativa‘: la reducción de velocidad para los internautas pillados ‘in fraganti’ descargándose algún archivo protegido.

Parece claro que ninguno de los modelos anteriores era viable, ni social ni jurídica ni constitucionalmente, así que ahora intentan lo mismo, pero con camuflaje. Y alguien podrá decir: hombre, no es lo mismo desconectar a un usuario de la Red que reducirle la velocidad de conexión. Ya, pero es que ambas acciones tienen su base en la violación de un derecho fundamental: el de la privacidad. Y, por tanto, esta nueva opción tampoco tiene muchos visos de prosperar.

En la fuente original me ha llamado la atención este pasaje:

Según fuentes consultadas por ADSLzone.net, al menos uno de los operadores de banda ancha más representativos aceptaría esta propuesta”.

Lo cual me parece extraordinariamente grave por parte del operador. Lo menos que podría hacer ADSLzone es dar el nombre del susodicho, para que así sus clientes sepan con quién se la juega.

¿Cuál será la próxima propuesta: limitar el acceso a Internet sólo a horarios de oficina? 😛

Share