Otros popeyes

Me entero vía Slashdot que la imagen de Popeye ha pasado desde principios de este año a dominio público en Europa, 70 años después de la muerte de su creador, Elzie Crisler Segar. Sin embargo, esta ‘liberación’ es sólo relativa, ya que por un lado no afecta a otras regiones, como Estados Unidos, donde los derechos se prolongan hasta los 95 años tras el fallecimiento del autor; y por otro, sólo se extiende al uso de la imagen del popular marinerito, ya que su nombre sigue siendo propiedad del King Features Syndicate.

La cuestión no es baladí, pues se calcula que los derechos sobre Popeye generan unos 2.200 millones de euros al año, buena parte de los cuales han ido a parar hasta ahora a los herederos legales del dibujante. Y, si éstos hubieran estado listos, habrían seguido los pasos de Disney, que convirtió a Mickey Mouse en marca registrada, por lo que sus derechos no expirarán jamás, salvo que sus propietarios renuncien. Ya saben, quien hizo la ley, hizo la trampa, y casi siempre a favor de los mismos.

Por cierto, que esta noticia me ha recordado la popeyemanía de la que hablé hace poco más de un año en este blog.

Actualización (05 ene-12.51 h): Tras un pequeño pero interesante debate en los blogs de David de Maeztu y Andy Ramos, hay que observar que la noticia no es válida para España, donde la Directiva de Copyright de la UE de 1993, que extiende el derecho de autor a 70 años tras la muerte de éste, se ve superada por lo estipulado en la Ley de Propiedad Intelectual, que la eleva a 80 años. Sin embargo, y atendiendo a esa directiva, la noticia sí es válida para el conjunto de países que integran la UE, salvo Francia y la República Checa, que aún no la han traspuesto.

Share