“EL PAÍS se va a convertir en una empresa de producción de contenidos de calidad para papel, Internet y teléfonos móviles”, a través de un nuevo modelo organizativo que supone “un cambio estructural” y cristaliza en la creación de tres nuevas empresas. La redacción de EL PAÍS se fundirá con la de su edición en Internet (que hasta el momento dependía de otra empresa del grupo, Prisacom). Esta integración no se limita a un nivel periodístico, sino que constituye también una fusión de operaciones económicas. Así, se creará una empresa de contenidos de calidad bajo la marca de EL PAÍS en la que trabajarán alrededor de medio millar de profesionales”.

El País’ se reinventa‘, ‘El País’


¿Parole, parole, parole? Mucho me temo que no. Creo que esta vez sí van en serio. Lo que no entiendo es por qué han esperado tanto, y por qué el resto de los medios hispanos no acaban de reaccionar. Lo que sí espero es que toda esta ‘revolución’ no incluya o encubra una nueva oleada de despidos. Pero me da que eso es pedir demasiado.

Los responsables de ‘El País’ hace suyo el análisis que muchos llevamos difundiendo desde hace tiempo:

“En cinco años, con toda seguridad existirán periódicos escritos. Dentro de 10, si se hacen las cosas precisas, a lo mejor, probablemente sí. En 15, no estoy seguro de que sigan existiendo tal y como los conocemos. Existirán si luchamos para que existan”.

Llegó la hora de ponerse las pilas. Es una simple cuestión de supervivencia.

Actualización (20 ene-16.37 h): Me comentan que, al parecer, las intenciones de la cúpula son evitar en la medida de lo posible los despidos. Lo cual me alegra enormemente por los compañeros y porque puede ser un excelente ejemplo para el resto del sector.

Share