¿Por qué me recuerda todo esto a las intrigas romanas? Primero, Twitter y Facebook se cargan los blogs; y luego es este último el que asesina al primero. Por suerte, es todo imaginación. Bruto, ¿tú también?

Share