El post imposible

En medio de las dunas, pergeñando 'El post imposible'.

Se puede escribir un post armado de un Dell Inspiron Mini conectado a la Red con un Modem USB 3G de Vodafone a lomos de un dromedario? Ni de coña. Se lo asegura un servidor, que se dejó media espalda y parte de su prolongación en el intento. Y no desde luego por carencias del hardware mencionado, sino por el extenuante traqueteo de los animalillos, que apenas si permiten asir el ordenador con algo de seguridad. Ahora, ¿se puede escribir el post con el mismo equipo sentado en una duna en medio de una reserva natural alejado por completo de entornos urbanos?… Eso sí que sí.

Y es precisamente lo que hago en estos momentos, en una parada de la excursión en dromedario a la que he sido invitado por el equipo de Waskman para El Post Imposible, una iniciativa de Vodafone para promocionar el módem anteriormente citado. Es casi mediodía del sábado 31 de enero, en el cielo luce un azul intenso y aquí estoy yo, rodeado de arena por todas partes.

Entre camellos

Aunque el post lleva como lema ‘el desierto’, lo cierto es que la acción se está desarrollando en la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, un auténtico tesoro medioambiental que enmarca dos de las playas más populares de Gran Canaria, la de Maspalomas y Playa del Inglés, y que constituye, junto a la Charca de Maspalomas, un hábitat único que alberga importantes especies de fauna y flora. Un tesoro, como tantos otros, en peligro, tanto por la actividad humana como por los cambios que se están produciendo en el clima y que está provocando la pérdida de grandes cantidades de arena año tras año.

La empresa que ofrece la excursión (que tiene acotado el recorrido para minimizar su impacto en la zona) ha puesto a nuestra disposición tres simpáticos (y dóciles) dromedarios llamados ‘Andres’, ‘Teté’ y ‘Aurelio’, guiados por Mohamed y Barhim, dos saharauis que se ganan la vida paseando a los turistas por este entorno. En el equipo de producción, Marcos (vídeo) y Carmina (fotos), de Waskman.

El paseo está siendo muy divertido y he tenido la oportunidad de guiar yo mismo a uno de los dromedarios e incluso de subirme ‘a pelo’ a otro de ellos, lo cual ha resultado algo más bien cómico, aunque fascinante.

OK

Beatriz, la responsable de la empresa, nos ha ofrecido amablemente visitar al final de la excursión el lugar donde habitan los dromedarios, ver a algunas de las crías recién nacidas y varias hembras preñadas, así que hacía allí nos dirigimos en breve.

Lo dicho, una experiencia excitante y divertida, que me ha permitido ver las dunas con otra perspectiva (y a otro ritmo), dar a conocer un poco más este importante paraje natural de mi isla y también descubrir la nobleza y simpatía de estos animales (no sé, siempre pensé que los camellos eran muy antipáticos y agresivos) importados del Magreb para esta tarea específica (no, en Canarias no se suele viajar en camello).

A modo de ‘disclaimer’ debo decir que, a cambio de esta acción y este post, un servidor recibirá un equipo idéntico al que utilizado para escribirlo, lo cual no está mal como añadido a una iniciativa en la que, en cualquier caso, habría participado por su originalidad y atractivo.

Igualmente, debo decir que, aunque en los títulos del vídeo que muestro a continuación se lee ‘Más Palomas’, lo cierto es que la localidad es Maspalomas, no vayan luego mis paisanos a llamarme cualquier cosa 😉

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jGo-6IrN76s[/youtube]

Puedes ver más fotos oficiales en Flickr, y algunas de las que he hecho yo, también en Flickr e Imagina.

Share