Cuando las aletas de un tiburón veas asomar, lleva tu tabla lejos del mar”

Proverbio occidental

Pero, anda, que si lo que ves a todo el tiburón entero, ya ni te cuento. Afortunadamente, este tiburón de aleta negra (Carcharhinus brevipinna) que surge de entre las olas en la costa de la isla Hutchinson (Florida) junto a un surfista desprevenido parece más interesado en marcarse unos bailes que en alimentarse. Pero, vamos, que acongojar, acongoja. Por cierto, la especie también está presente en las costas españolas.

Share