El 10 de Agosto de 1972 una bola de fuego surcó la atmósfera terrestre desde Utah a Alberta durante 101 segundos, recorriendo una distancia de 1000 millas a una velocidad de 14’7 kilómetros por segundo. El asteroide fue filmado por Linda Baker desde el Parque Nacional Grand Teton y un satélite de la fuerzas armadas estadounidenses detectó por radiometría de infrarojos la alteración atmosférica. De un tamaño de entre 2 a 80 metros de diámetro, de haber impactado en la superficie, habría formado un cráter del tamaño de una ciudad mediana”.


No es fácil observar este tipo de fenómenos, y aún menos poder registrarlo en imágenes o vídeo. Éste, el denominado The Great Daylight 1972 Fireball, no lo conocía, a pesar de que se produjo hace casi 37 años, pero me ha parecido un testimonio espectacular.

Más información:

Share