Dios, no sé; pero, tras ver esto, no me cabe la menor duda de que los milagros son más que posibles.

Vía: Abadía Digital

Share