Pues ahí lo ven, entretenido en sus cosas. Este hombre se fue a Ikea disfrazado de post-it para camuflarse, dicen, aunque una patada en el trasero no se la quitaba nadie. Lo que hacen algunos para llevarse un edredón sin pasar por caja 😀

Visto en Boing Boing

Share