En mi opinión, y vistas las evidencias, Reporteros sin Fronteras se queda muy corto en su informe ‘Los 12 enemigos de Internet‘ (PDF, en inglés), que intenta mostrar los países en los que se ejerce la censura más feroz contra la Red. Según figura en su página web, los peores enemigos de la libertad de expresión en el ciberespacio serían Arabia Saudí, Birmania, China, Corea del Norte, Cuba, Egipto, Irán, Uzbekistán, Siria, Túnez, Turkmenistán y Vietnam.

Según traduce Efe, los criterios para elaborar este listado se sustentan en que:

Han transformado sus redes en Intranet, impidiendo que los internautas accedan a informaciones que se consideran ‘indeseables (…) Todos esos países ponen de manifiesto no solo su capacidad para censurar la información, sino también la represión prácticamente sistematica de los internautas molestos”.

Por lo que seguimos sin entender cómo es posible que sólo se citen países ajenos a la esfera occidental, esfera en la que las violaciones de los ciberderechos es cada día más evidente: EEUU, Francia o Italia, Australia o Nueva Zelanda, por poner sólo cinco ejemplos, a bote pronto.

Da la impresión de que se trata, más bien, de un informe políticamente correcto, anclado en estereotipos que, aunque no dejan de ser sangrantes y ciertos, hoy por hoy son insuficientes para ofrecer una visión ajustada a la auténtica dimensión de la ofensiva reaccionaria y censora contra la Red.

Me quedo con el recuerdo a las víctimas más notables de la cruzada ‘antiInternet”:

Actualmente hay 69 ‘ciberdisidentes’ encarcelados por publicar información en Internet y destaca el caso de China, que “conserva el triste récord de ser ‘la mayor cárcel del mundo’ para los ‘ciberdisidentes’, seguida de Vietnam e Irán”.

Share