Live Spaces, la plataforma bloguera de Microsoft, se enfrenta a un reto inaudito en la Red: una huelga de bloggers, en este caso contra la censura. La convocaria, prevista para el próximo 20 de marzo, ha partido de España, concretamente de Marcelino Madrigal, y ya cuenta con adhesiones en varios países. Tres son las reivindicaciones de los bloggers de Spaces:

  1. El primer correo de Soporte que se envía a un Spaces para notificar contenido inadecuado debe incluir sin lugar a duda que contenidos son los que se deben retirar, los motivos y los enlaces a dichos contenidos.
  2. Si el apercibimiento de cierre del blog viene de una falsa denuncia, y visto que hay denunciantes que usan este mecanismo simplemente como venganza por rencillas, envidias y demás, tomar las medidas necesarias para que el denunciante no vuelva a hacerlo.
  3. Las obras de arte reconocidas universalmente no deben sufrir censura alguna.


Ya habíamos comentado por aquí hace tiempo, casi desde el inicio del servicio, el excesivo celo con que se empleaba Microsoft a la hora de controlar sus contenidos. Por eso, de esta movilización lo único que me sorprende es que se haya dilatado tanto. Sin embargo, sí me gustaría hacer aquí una breve reflexión: desde hace un tiempo vengo observando que los grandes servicios y empresas de Internet se están ensañando con la libertad de expresión, y no me refiero a vulneraciones evidentes de sus políticas o hechos manifiestamente delictivos, sino a acciones incomprensibles y ridículas, alejadas por completo del sentido común,

Diríamos que estamos asistiendo a una recesión intelectual y de derechos, en una especie de retorno hacia el Medievo, en el que dichas plataformas están jugando un papel fundamental, desplegando una moralina recalcitrante que para nada está a la altura del sentir de la sociedad de este nuevo milenio: retirada de imágenes artísticas, censura sobre obras de arte universales, eliminación de comentarios sobre temas peliagudos de la actualidad política, religiosa o social; visión medieval del erotismo y la sexualidad… Mientras por otro lado permiten con descaro contenidos de tipo pronográfico, pro anoréxico o neofascistas, por citar sólo tres ejemplos, o colaboran alegremente con dictaduras en el control y bloqueo de la Red.

Por tanto, si acciones como las de Spaces o a de Free Blogger contribuyen, que estoy convencido que sí, a pararles los pies a estos nuevos tecnoinquisidores, pueden contar desde ya con todo mi apoyo.

Share