Que dinosaurios y aves están emparentados y que todo un grupo de los primeros (Saurischia) lucía alas es algo bien conocido. Sin embargo, un nuevo descubrimiento viene a trastocar estos fundamentos, y no para echarlos por tierra sino, por el contrario, para confirmarlos y ampliarlos. La revista ‘Nature‘ publica esta semana el resultado de una investigación realizada por un equipo liderado por Xiao-Ting Zeng que concluye que, al menos una especie del otro gran grupo de dinosaurios (Ornithischia), también estaba cubierta de plumas.

Se trata de Tianyulong confuciusi, que pasa también a ser el primer heterodontosaurio descubierto en Asia, concretamente en la región china de Liaoning, y que vivió en el Cretácico inferior, hace entre 144 y 99 millones de años. La tesis que lanza el equipo investigador es que todos los dinosaurios tuvieron plumas en origen, y que los del grupo Ornithischia las fueron perdiendo merced a la evolución.

Share