Rusia ha prohibido la caza de bebés foca una semana después de que el primer ministro del país, Vladimir Putin, la calificase como “industria sangrienta”. “La matanza de esos animales indefensos, que no puede ser considerada como una caza real, está prohibida en nuestro país, tal y como ocurre en la mayoría de los países desarrollados, lo que supone un paso serio en la protección de la biodiversidad de la Federación Rusa”, ha dicho el ministro de Recursos Naturales Yuri Trutnev”.

Vía: ABC

Share