En un país en el que la producción de alimentos transgénicos es cada vez mayor bajo el estandarte de grupos como Monsanto, una pequeña comunidad se declara anti-transgénica y se mantiene gracias al turismo y la apicultura”.

Fuente: bottup.com

Share