‘Agricultura de precisión. Granjas sostenibles en la era de los robots’. Éste es el sugerente título del artículo publicado en Csail que nos ilustra sobre los avances de la robótica aplicada al medio ambiente y, en concreto, al mantenimiento y cuidado de especies vegetales. El proyecto es idea de Nikolaus Correll y su objetivo: diseñar entornos ecológicos autónomos:

Cada robot está equipado con un brazo mecánico y una bomba de agua, mientras las plantas están equipadas de sensores de tierra, redes y computación. Esto eleva su capacidad de comunicación: las plantas pueden pedir agua o nutrientes e informar sobre su estado, incluyendo la producción de frutos. Los robots, por su parte, son capaces de administrar las dosis, localizar y escogen un determinado tomate e incluso polinizar las plantas”.

Vía: Gizmodo

Share