Unos 55 ballenas y delfines murieron tras quedar varado un grupo de ochenta cetáceos en el sureste de Australia. Los animales aparecieron frente a la costa de la Bahía de Hamelin, 300 kilómetros al sur de la ciudad de Perth, capital del estado de Australia Occidental, y expertos y voluntarios trabajan a destajo para mantener con vida e hidratados al resto de mamíferos”.

Vía: laprovincia.es

Share