El jaspe rojo atrapado en sedimentos que datan de hace 3.460 millones de años sugiere que no sólo los océanos contenían abundante oxígeno en aquella era, sino que la propia atmósfera era tan rica en este gas como en la actualidad, de acuerdo con geólogos”.

Vía: EP

Share