O te pueden quedar como la del vídeo, cuyo autor asegura haberla abierto y guardado con su editor sin realizar ninguna modificación. Claro que para eso se crearon formatos un tanto más robustos, como el .tiff o el raw, pero en cualquier caso, no conviene abusar 😉

Vía: Abadía Digital

Share