Eye in the sky

El dirigible, conocido popularmente como Zeppelin por uno de sus modelos más relevantes, fue una de las aeronaves más populares y exitosas de principios del pasado siglo, tanto en el ámbito civil como militar, si bien fue desechado en torno a la Segunda Guerra Mundial por la gran versatilidad y desarrollo de aviones y helicópteros, y por varios accidentes que envolvieron a estos enormes ‘globos’ de una cierta leyenda catastrofista.

Ahora, Estados Unidos parece dispuesta a resucitarlos con el anuncio de la construcción de un dirigible gigante, de 137 metros de longitud y un costo de 400 millones de dólares, que actuará como satélite-espía militar para la vigilancia de zonas urbanas y forestales, así como de rutas aéreas y marítimas en regiones en conflicto.

El dirigible sobrevolará la Tierra a una distancia de casi 20 kilómetros durante 10 años. Se espera que el vuelo de prueba se realice en 2014 y, ni que decir tiene, los responsables del proyecto han incorporado las últimas tecnologías y, aseguran, han corregido problemas de antaño para evitar catástrofes como las del ‘Hindenburg‘.

Lagarto, lagarto…

Share