Mientras algunos siguen empeñados en acharcarle a los videojuegos todo tipo de males, normalmente desde el campo de la mera opinión o de ‘informes’ técnicos más bien dudosos, la ciencia continúa empeñada en revelar datos que dibujan un panorama radicalmente distinto. ScienceNOW, una edición web de la prestigiosa revista científica ‘Science‘, daba ayer cuenta de un estudio que concluye que los videojuegos de acción tienen efectos positivos duraderos para un elemento clave de la visión: la sensibilidad al contraste.

La neurocientífica cognitiva Daphne Bavelier, que ya en 2002 demostró que los videojuegos mejoraban las destrezas visuales, ha vuelto a la carga con una investigación en la que 25 voluntarios jugaron durante 50 horas (distribuidas en 9 semanas) a ‘Unreal Tournament‘ y ‘Call of Duty 2‘; mientras que otros 25 hacían lo propio, pero con ‘Los Sims 2′. Con los siguientes resultados:

Los que jugaron a videojuegos de acción demostraron una mejora del 50% en la prueba de sensibilidad al contraste, mientras que el otro grupo no demostró ninguna mejora significativa (…) El examen de estos mismos individuos varios meses después demostró que las mejoras no habían desaparecido, aunque también es cierto que éstos no habían cambiado sus hábitos de juego. Bavelier destaca los cambios en la “plasticidad neurológica”: la capaciad de nuestros cerebros de reciclarse para procesar más eficientemente la visualización de las escenas de la vida (o muerte) en los videojuegos de acción”.

Share