La Hora del Planeta volvió a concitar, un año más, la atención de todos aquellos que andamos preocupados por el futuro de este globo azul en el que vivimos y también de todos aquellos que, pese a que su ‘modus operandi’ habitual tiene más que ver con la destrucción de nuestro entorno y recursos, no quieren perder la oportunidad de apuntarse un tanto. Nos referimos, evidentemente, a muchas de las empresas contaminantes que se han querido sumar a la causa.

En cualquier caso, ése es el objetivo: un espacio de reflexión en torno al futuro de la Tierra y a las medidas que se pueden aportar para mejorar el rendimiento energético y, por ende, la salud de nuestro planeta. Y en esa reflexión cabemos todos, especialmente si con ella se logra que los menos sensibles comiencen a dar pasos para corregir sus errores.

De lo que no cabe duda es que la tarde-noche del pasado sábado nos dejó imágenes realmente impresionantes. Algunas, como en el caso de Sao Paulo (la que abre el post, vía Blog de Sao Paulo, gracias José Luis) realmente inéditas, y otras, como la de Las Vegas (al final del artículo, vía Gizmodo), en la que la percepción absoluta no es tan impresionante, pero su matiz relativo, sí, tomando en cuenta que es una de las localidades de mayor polución lumínica del mundo.

En medio, dos estampas bien conocidas vistas desde una óptica diferente: la Acrópolis ateniense y el Parlamento británico, en Londres.

Puedes ver más imágenes en boston.com. Pincha sobre las que aparecen en este post (salvo la de Sao Paulo), para verla a una mayor resolución.

acropolishoraplaneta1 londres

las vegas

Share