Si es que en cuento se mientan las miserias de la profesión, saltan todas las clavijas.

Y sigue la bola

Vía: RJC

Share