Que la democracia en los países ‘democráticos’ va por barrios es bien sabido; y que hay instituciones que, inexplicablemente, se mantienen al margen del respeto a las libertades más básicas, también. Es lo que ocurre, por ejemplo, en el mundo del fútbol, donde una nueva noticia que atenta contra la libertad de expresión nos deja un tanto helados: les prohíben a los árbitros italianos hacer uso de las redes sociales y de los blogs.

No entiendo por qué un árbitro no puede hacer declaraciones públicas, siempre y cuando, como en cualquier otra profesión, no supongan un acto desleal con respecto a su ‘empresa’ y siempre, como es preceptivo, haciéndose responsable de las mismas. Y aún entiendo menos que se remarque el uso de Internet, y no de los distintos medios tradicionales, por ejemplo:

Se prohíbe a los árbitros hacer las declaraciones publicas, incluido el correo electrónico [¿el email es público?], sus webs personales, listas de correos, foros, blogs o grupos de discusión como Facebook y similares”

Impresionante.

Vía: TechCrunh

Share