Los científicos de la Nasa están sorprendidos con la baja actividad que está registrando el Sol en este 2009, pues si bien la alternancia entre períodos de mayor y menos intensidad es algo normal, un nivel de tanta quietud no se registraba desde 1913, cuando se contabilizaron 311 días sin manchas solares. En el primer trimestre de este año, las manchas han estado ausentes 78 días, nada menos que en un 86,6% del total.

El hecho de que los vientos solares se hayan debilitado puede provocar una irrupción mayor de rayos cósmicos en el sistema solar, con peligros crecientes para la salud de los astronautas, y menos tormentas geomagnéticas y auroras en la Tierra.

Asimismo, se ha registrado el nivel más bajo de irradiación solar en 55 años, lo cual indica un debilitamiento del campo magnético global del Sol.

Igualmente, el brillo de la estrella ha disminuido un 0,02% en las ondas visibles, y hasta un 6% en los rayos ultravioletas desde 1996″.

Vía: Consumer

Share