Un estudio realizado por el antropólogo Jeremy DeSilva ha revelado que, si bien el ser humano desciende de primates arborícolas, nuestros primeros antepasados eran muy malos trepadores, lo que sugiere que nuestra especie superó en un tiempo récord las características propias de sus orígenes para adoptar las que caracterizan al ser humano.

Fuente: ScienceNOW

Share