Nikon D5000

Nikon contraataca. Tras tomarle la delantera a Canon en el campo de la réflex digital, parece que no quiere perder comba en ninguno de los frentes y lanza la Nikon D5000, su segunda réflex con entrada de vídeo después de la D90 y una respuesta casi inmediata a la Canon 500D.

Como cámara fotográfica, la D5000 ofrece 12 megapíxeles, limpieza automática de sensor, autoenfoque de 11 puntos, velocidad de hasta 4 disparos por segundo y gama ISO entre 200 y 3200 con 100 y 6400 forzados. Lo cual no está nada mal para aficionados o semiprofesionales.

En lo que a vídeo se refiere, esta nueva propuesta hereda una resolución de 720p (280×720 píxeles a 24 fps), sonido mono e imposibilidad de enfoque automático, lo cual la aleja bastante de la 500D, que es Full HD. Ni que decir tiene, por tanto, que en la D5000 el vídeo no es más que una opción de urgencia o dirigida a tomas familiares de gama media-baja.

Con todo, lo que sí parece claro es que la carrera de las réflex con vídeo no ha hecho más que comenzar y que, a medio plazo, puede comenzar a ofrecernos aparatos realmente sofisticados capaces de satisfacer necesidades profesionales, tanto en el terreno de la fotografía como del vídeo, que a buen seguro serán recibidos con alborozo por parte de las empresas periodísticas, tan inclinadas a potenciar el modelo de periodistas multimedia.

Vía: Soitu | Xataka

Share