El zoológico de Róterdam ofrece a los visitantes gafas de cartulina con ojos impresos que simulan que se está mirando para otro lado. Con esto se intenta evitar agresiones de gorilas motivadas por el contacto visual directo, como ocurrió recientemente cuando un gorila escapado atacó a una mujer”.

Visto en Boing Boing

Share