Torpedo a la línea de flotación de los fundamentalistas del copyright. Juan Marsé, escritor y Premio Cervantes, sale al paso de la cruzada ‘antipiratería’. Lo dice delante de la ministra:

Sigo pensando, con matices, que el problema del cine español no es la piratería, sino la falta de talento. El talento siempre es necesario y siempre lo echo de menos. Faltan estímulos para los guionistas y los guiones se cuidan poco. Es el trabajo peor valorado y pagado”.


Y allí donde se tercie:

A juzgar por los resultados que ha cosechado en el cine, no espero mucho de ella. El cine español necesita un buen bisturí. La piratería no es el mayor problema que tiene. El gran problema del cine español es la falta de talento”.

Sólo por estas declaraciones, por mi parte lo veo totalmente capacitado para ser un buen ministro de Cultura. Neutralidad, objetividad, sentido común y valentía. ¿Qué más se puede pedir en la tesitura en la que nos encontramos?

Share